Román Gonzalvo

 

 

 

Creo que todos estaríamos de acuerdo en afirmar que "salud" significa el adecuado equilibrio de nuestro organismo. Ahora bien, ¿qué entendemos por "equilibrio"?. O incluso más allá; ¿qué entendemos por "organismo"?. Definir estos dos elementos podría generar un interminable debate. Personalmente, entiendo por "equilibrio" la armonía entre las dimensiones biológica, social, psicológica, ecológica y espiritual del ser humano. Y por "organismo", el ser vivo en sí mismo que somos, formando parte a su vez de otro organismo mayor, que es la vida. 

Como organismos "humanos" que somos, podríamos decir que lo que fundamentalmente nos diferencia de otros organismos es nuestra mente (ego) y nuestra consciencia (ser); dos instancias unidas, pero diferentes.

En concreto nuestra mente busca sistemáticamente el placer, y repele el dolor, ocasionándonos momentos de sufrimiento que no dejan de acompañarnos a lo largo de toda la vida, produciéndonos en ocasiones bloqueos que no sabemos bien cómo resolver.

El proceso homeostático del ser humano busca la evolución hacia el bienestar, la paz y la felicidad, sin embargo, cuando el crecimiento natural de la persona se ve obstaculizado, es importante reconocer la forma en que se manifiesta (a nivel psicológico):

 

·         Conflictos en relaciones sociales y/o laborales

·         Conflictos familiares y/o de pareja

·         Dificultad en el manejo de las emociones

·         Problemas de autoestima e identidad

·         Falta de sentido y motivación

·         Crisis de diferentes tipos

·         Inseguridad y estancamiento en la toma de decisiones

·         Apego desadaptativo

·         Vivencia desajustada del pasado o del futuro

·         Enfermedad física

·       Trastorno (neurosis, psicosis, esquizofrenia, trastornos de la personalidad, de la conducta alimentaria, adaptativos, del estado de ánimo, etc.)

 

Lo curioso es que todos estos problemas, se ocasionan únicamente en la esfera de la mente (del ego). De esta forma, el proceso del restablecimiento de la salud, dependería de nuestro aprendizaje y capacidad para transcender nuestro ego, llegando a saber vivir cotidianamente desde nuestro ser real.

Todos tenemos los recursos necesarios para hacer frente a nuestros problemas, y comprender qué está impidiendo nuestro buen funcionamiento vital. Un momento de dificultad en la vida, es una gran oportunidad de conocimiento y crecimiento personal, si se sabe comprender.

 

Logotipo